Reportajes en Profundidad

Bajo la administración de Echevarría no se registró ni un solo contrato para la reparación de carreteras. (GFR Media)

Millones en acuerdos mal clasificados en Aguada

Descuido al registrar contratos produce serios problemas de fiscalización del gasto público del ayuntamiento

Wilma Maldonado Arrigoitía
[email protected]

Pasa con ficha el error en la Oficina del Contralor

Si los aguadeños se dejaran llevar por la información consignada en el registro de contratos de la Oficina del Contralor de Puerto Rico (OCPR), tendrían que concluir que por los pasados diez años en ese pueblo costero prácticamente no se ha construido una estructura y que entre el 2005 al 20012, bajo la administración de Luis “Berty” Echevarría,  ni se hizo ni se reparó una sola carretera.

Esto responde a que, durante años, la administración municipal ha registrado de manera incorrecta los contratos que somete ante la OCPR y que esta entidad no se percató del recurrente error. Esta situación impide conocer cuánto dinero se repartió en contratos por cada cuatrienio, en qué servicios se distribuyeron los fondos públicos y, además, tiene el efecto de obstaculizar la fiscalización ciudadana sobre el gobierno municipal.

La contraloría divide por categorías de servicios los contratos que suscriben los municipios, agencias y corporaciones públicas. Entre 2005 y 2012, el Municipio de Aguada no registró ante la OCPR ni un solo contrato bajo el renglón de construcción y reparación de vías públicas.

Tampoco aparece registrado entre el 2005 y el 2008 algún contrato bajo la categoría de construcción y reparación de estructuras y los que se consignaron en el registro del Contralor durante el cuatrienio pasado apenas alcanzan el 4% de los convenios totales de ese año.

La aparente falta de obra pública de construcción durante esos años contrasta con la misma información que el municipio presentó en ese registro, que revela que bajo el mandato de Echevarría, los principales contratistas son firmas de construcción, ingeniería y asfalto.

No obstante, esos contratos fueron registrados bajo categorías de servicios que no correspondían a los prestados. En el cuatrienio de 2005-2008 hubo $17.1 en transacciones contractuales y, de esa cantidad, se asignó el 82% a las categorías de Servicios Misceláneos No Personales y Servicios Personales No Profesionales. Más del 40% de todos los contratos firmados durante ese cuatrienio aparecen registrados bajo esas categorías.Para 2009-2012, esta tendencia se mantuvo y, según el registro de contratos, el 47.7% de todos los convenios firmados fue clasificado bajo esas mismas dos categorías.

La acción del municipio ocurrió a pesar de que la OCPR tiene una tabla muy precisa en la que describe los tipos de servicios que corresponden a cada categoría contractual. 

Irregularidad en el registro infla las cifras

De igual manera, el personal municipal registró de forma incorrecta las enmiendas a contratos que tenían aumentos económicos, lo que provocó que la suma de la cuantía de decenas de contratos se multiplicaran casi de manera exponencial. De aquí que erróneamente sumen a $98 millones los contratos concedidos del 2005 al 2012. Durante los últimos cinco años fiscales el presupuesto de Aguada ha rondado entre los $12 y los $15.5 millones.

Cuando registraron las enmiendas que implicaban aumento en el costo del proyecto, se debió anotar únicamente la diferencia que tenía sobre el costo original. No obstante, se registró por cada enmienda la suma del contrato original más el gasto nuevo de la orden de cambio.

Debido a esta anomalía, un contratista, por ejemplo, cuyos dos contratos y sus enmiendas suman $1.5 millones, en el registro de la OCPR aparece como principal contratista con $13 millones en contratos. Como esta irregularidad se repite en varias ocasiones, se produce un monto económico incorrecto al sumar la totalidad de los acuerdos.  

Se perpetúa la falla

La administración del actual alcalde Jessie Cortés Ramos lejos de corregir el error, lo ha repetido en varias de las enmiendas que ha registrado en la OCPR, por lo que tampoco se puede saber a ciencia cierta a cuánto suman, en dinero, los contratos que ha otorgado.

Por otro lado, aunque los contratos registrados en el actual cuatrienio siguen mejor la tabla de categorías de la OCPR, se encuentran todavía varios contratos mal categorizados. Incluso hay algunos anotados bajo una categoría y algunas de sus enmiendas bajo otra clasificación.

Vea: Informe de Auditoría de la Oficina del Contralor sobre el Municipio de Aguada 

Contratos registrados bajo construcción entre 2005-2015

Evalúanos