Reportajes en Profundidad

Mejorar la economía, el motor que motivó al elector

Entre las razones que tuvieron los electores para dedicir por quién votar, también se encontraba la solución del estatus y la lealtad a su partido

El Nuevo Día
[email protected]

La necesidad de mejorar la economía fue la razón principal, con un 35% de las menciones espontáneas, que dieron los electores entrevistados en La Encuesta: una mirada al votante para votar por su candidato a la gobernación.

A los participantes en esta edición de La Encuesta se les preguntó cuál fue su razón principal para elegir al candidato por el que votaron entre los seis que se presentaban a la gobernación.

Lo que primordialmente motivó el voto fue la necesidad de mejorar la economía, pero hay múltiples razones secundarias, con menciones menores, que varían de candidato en candidato.

Entre estas se destacan la necesidad de definir el estatus político de la isla, con 14% de las menciones; el voto por lealtad al partido, con 11%; el ser un candidato con experiencia, también con 11%, y la necesidad de luchar contra la corrupción, con 10% de las menciones.

Con menos menciones están las razones de “ser una cara nueva”, con 6%; “para mejorar el sistema de salud pública”, con 3%; “como un voto de castigo para el PPD y el PNP”, con 2%; “para mejorar el sistema de educación pública”, con 2%, y “para votar en contra de un candidato”, también con 2%. El resto de las razones, que suman un 4%, son más fragmentadas.

En el caso de los votantes de los cuatro candidatos con mayor cantidad de votos, la razón principal para votar por cada uno de estos fue la necesidad de mejorar la situación económica del país.

En el caso del candidato del Partiido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Rosselló, el 40% de sus votantes lo hizo pensando en que este candidato podría hacer una mejor labor con el tema económico. Otro 27% de los votantes de Rosselló le dio su voto para ayudar a definir el estatus político, un 12% por la lealtad al PNP y un 6% para que luche contra la corrupción.

Al candidato del Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier, un 34% le dio su voto por entender que podría tener un mejor desempeño en el tema económico, un 26% lo hizo por entender que el candidato popular tenía la experiencia necesaria para gobernar al país, un 15% le dio el voto por lealtad al PPD y un 12% para que luchase contra la corrupción gubernamental.

En el caso de los votantes de la candidata independiente Alexandra Lúgaro, el 19% pensó que la candidata independiente podría hacer un buen trabajo en la economía de Puerto Rico. Una proporción igual le dio su voto por ser “una cara nueva y fresca”. Otro 14% le confío su voto para que trabajase en la lucha contra la corrupción.

El también candidato indepenidente Manuel Cidre, por su parte, tuvo la proporción más alta entre todos los candidatos de darle el voto para que trabajase mejorando la economía del país, muy posiblemente por su experiencia como empresario. Un 19% vio en Cidre “una cara nueva y fresca” y el 14% sintió que este podría llevar bien la lucha contra la corrupción en el gobierno. 

Preocupación recurrente la situación económica

Al comparar las razones del voto en el 2016 con las mencionadas en el 2012, en un estudio tipo “exit poll” realizado para El Nuevo Día, la necesidad de una mejora económica también dominó hace cuatro años, con 34% de las menciones, contra un 35% hoy día.

La necesidad de definir el estatus político también fue la segunda razón para votar los candidatos en el 2012, con 19%, comparado con 14% en el 2016.

La lucha contra la corrupción obtuvo menciones similares en ambas elecciones, 11% en el 2012 y 10% ahora. El voto por la experiencia significó un 8% hace cuatro años, y en el 2016, un 11%.

La lealtad al partido político estuvo presente en ambas elecciones, con 8% en el 2012 y 11% ahora.

La necesidad de evitar un gobierno compartido, que aún quedaba en la mente de los electores en el 2012, representó un 6% de las razones del voto en esas elecciones, pero ahora no tuvo menciones. 

Evalúanos